martes, 15 de agosto de 2017

Destruir Corea del Norte en lo que te echas unas risas (vídeo)

Jóvenes, modernos y alegres estadounidenses reclamando la destrucción de... perdón, "acción militar" contra Corea del Norte sin saber ni siquiera situarla en el mapa. Bombardear e invadir países como quien se zampa una hamburguesa con coca-cola, miles de muertos en lo que dura un finde loco, genocidios en lo que consumes tus fantásticas vacaciones, ...

El colmo de la frivolidad deshumanizada en el país cumbre de la "civilización y los valores occidentales".

video

martes, 24 de enero de 2017

La esquizofrenia pro-Killary-anti-Trump


En su reciente charla en la emisora uruguaya "Radio Centenario", el sociólogo estadounidense James Petras ofrece los siguientes datos y su análisis sobre el balance de los ocho años de presidencia de Obama y la grave situación internacional que deja:

"Debemos entender que la política económica de Obama ha tenido un gran valor para el gran capital de Wall Street; los banqueros recibieron más de 900 mil millones de dólares para salvarse de la crisis 2008/2009.
Más allá de eso, entre los hechos trascendentes se encuentra que Obama lanzó siete guerras destruyendo países como Libia, Siria y otros países de Medio oriente.
Es cierto que el desempleo bajó con Obama pero el empleo mal pago, el empleo de 20 horas o menos por semana aumentó tremendamente. Si incluimos eso, el desempleo del 4.8% que dan como cifra los defensores de Obama, sube al 11% o más.
Entonces hay una mezcla en el período de Obama de estadística falsificada, guerras, favoritismo a los grandes capitales. Esto ha hecho que haya bajado mucho el respeto a Obama, incluso entre los sectores afroamericanos hay un gran desencanto.


Podríamos decir que más allá de eso enfrentamos situaciones muy graves cuando leemos hoy que las fuerzas marítimas de Obama están atacando al ejército naval iraní.
La información dice que ayer las fuerzas marítimas estadounidenses lanzaron tres bombas frente a Irán. Es decir, a pocos kilómetros.
Mientras las fuerzas marítimas sirias protegen sus fronteras, EEUU atacan con el pretexto de que las fuerzas iraníes corren demasiado rápido.
Por tanto, la marina de EEUU no sólo está frente a Irán sino que además pretende controlar el ritmo y velocidad de las fuerzas navales iraníes.
Por otro lado, hay cientos de carros blindados, tanques estadounidenses, invadiendo Europa frente a Rusia. Cientos de tanques, vehículos blindados y camiones de guerra se están colocando en la frontera rusa.
Y finalmente tenemos la entrevista de ayer, domingo, acusando e insultando a Rusia.


Finalmente podemos decir que el fin del período de Obama está lleno de las peores y más peligrosas provocaciones que podríamos imaginar, contra Siria, contra Irán, contra Rusia. Y no es nada para desestimar. Estamos frente al más peligroso período, le quedan sólo 11 días de Presidencia y aún siguen vigentes los graves peligros de una guerra nuclear."


Se puede escuchar la charla completa aquí: El análisis de James Petras en CX36 - 02ene17

A los activistas y manifestantes pro-Killary-anti-Trump no se les ha visto protestar por estas menudencias imperiales debido a que sufren una moderna forma de esquizofrenia colectiva inducida, un desajuste psiclógico que provoca el estar a la vez a favor y en contra de una misma cosa únicamente a partir de algunas diferencias en sus formas o en su aspecto externo. Tampoco se les ve manifestarse masivamente para que su querido Obama, ese referente de la democracia (léase imperio de la ley y el orden burgués) y los tan manidos "derechos humanos" (que no incluyen ni el derecho a la vida si eres pobre y además te ha tocado nacer en la periferia capitalista, tan víctima hoy como ayer del constante proceso de colonización y acumulación capitalista), devuelva el Premio Nobel de la Paz (¡macabra ironía!) que le fue otorgado preventivamente para travestir su entonces futura política bélica imperialista con un traje de buen rollito progre-humantario, política escrita de antemano porque es siempre la misma, "gobierne" quien "gobierne".

No ha habido presidente estadounidense que no haya estado involucrado en guerras y asesinatos fuera de las fronteras de EEUU. Los cinco de ellos vivos tuvieron sus sangrientas manos envueltas en guerras en los países mencionados debajo.

No olvidemos que el Nobel le fue concedido a Obama "curiosamente" al principio y no después de sus presidencia, y por tanto de los actos que pudiesen "justificar" tan importante medallita, lo que nos lleva a pensar que marcó el inicio de la sistemática campaña de marketing y propaganda (realmente comenzó en la campaña electoral previa, que significativamente en el caso de EEUU siempre tiene más presencia en los medios que las propias de cada nación) que durante los últimos ocho años ha tratado de lavarle la cara al belicismo estadouidense marcado por las formas más chulescas y prepotentes y al carácter de iluminado de su antecesor George W. Bush, que suscitaban mayor rechazo social, y vendernos ese capitalismo de rostro amable que, también con su sonrisa más "sincera", mata, explota y saquea siempre de la misma manera, según manden los dictados del capital en cada momento histórico y dependiendo de su nivel de crisis económica, la cual, con sus altibajos, es endémica en el capitalismo.

Dos famosos progres haciéndose la foto con el presidente y otros representantes imperiales, contribuyendo a vendernos ese capitalismo chachi, estilo Hollywood, tan omnipresente en los medios de manipulación y adoctrinamiento cultural de masas.

La esquizofrenia pro-Killary-anti-Trump también provoca ese tipo de amnesia selectiva que, por ejemplo, hace olvidar fácilmente cómo la señora Clinton ha sido en los últimos años una figura clave en el fomento y organización de las múltiples guerras en que EEUU ha estado involucrado directa o indirectamente. Llega esta esquizofrenia hasta el punto de convertir a la señora Clinton casi en un fetiche de la lucha feminista, por oposición al evidente machismo borde y grosero de multimillonario yanqui exhibido por Trump, pasando así por encima de los millones de mujeres víctimas de las versiones más salvajes y reaccionarias del islamismo, que EEUU viene fomentando y apoyando para lograr sus objetivos de dominación y de comercio favorable a sus intereses. Claro que, para el feminismo burgués, vale más una triunfadora perteneciente a las élites dominantes, que la suerte de millones de mujeres de clase obrera o campesina. Una buena muestra de la ínfima estatura humana de Hillary Clinton es el siguiente extracto de una entrevista en la que, entre carcajadas, comentaba sobre el asesinato del presidente libio Gaddafi: "fuimos, vimos, él murió".



Que le pregunten a las mujeres libias lo libre y feliz que se se ha vuelto su existencia gracias al "feminismo" de Hillary Clinton, hoy acertadamente rebautizada como Killary en la jerga popular más resistente. Por sus actos ya la conocemos. Tan nefasto sería el capitalismo para la clase obrera con Killary como presidenta de la junta de los negocios capitalistas de Washington, como sin ninguna duda lo será con Trump.